miércoles, 23 de mayo de 2007

La cumbre G8 y la valla – ¿el límite de la democracia?

Se van a reunir los jefes de los Estados de los 7 naciones que son los líderes económicos (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Japón, Canadá, EE.UU) más Rusia en Heiligendamm en Alemania los días 6 a 8 de junio.
Discutirán sobre la configuración de la economía mundial global y el desarrollo de África.

Las cumbres G8 siempre son acompañadas por manifestaciones de grupos que son adversarios de la globalización. Por el hecho de que en las cumbres pasadas hubo disturbios que también llevaron a casos de muerte (como en la última en Genua) y para evitar atentados por parte de extremistas de izquierda, en Heiligendamm se llevan a cabo unas medidas de seguridad inmensas.














Construyeron una valla de 2,5 m de altura y 12 km de longitud y es necesario un permiso especial para llegar al lado interior de la valla. Habrá una movilización de 16000 policías para contrarrestar los manifestantes y para evitar disturbios como en cumbres anteriores.

Lo que provoca una discusión estos días es que al lado inferior de la valla y además en un alrededor de 200 m exterior de ésta, son prohibidas las manifestaciones. Hay que saber que el derecho para demostrar es un derecho fuertísimo garantizado por la constitución. Es un derecho muy importante en cada democracia. Personas no deben der estorbadas demostrar contra cualquier cosa con la que no están de acuerdo. Y las manifestaciones deben ser podidas llevar a cabo cerca del sitio en el que tiene lugar lo contra lo que quieren demostrar. Esto implica la palabra “demostrar”, es decir es necesario que son vistas y oídas.

Sí que hay que evitar disturbios que puedan causar daños a alguien pero lo que pasa en Alemania es que cada persona que no tiene una aptitud positiva en cuanto a la globalización ahora es sospechosa de planificar un atentado. Es esa sospecha general por la que el gobierno alemán se vee obligado a establecer esas medidas estrictas.


La pregunta que me hago yo es que si todo eso, la valla y tantos policías y esa rigidez con la que se proceden, ¿simboliza un límite a la democracia?
Mi opinión es que las medidas de seguridad son exageradas. Está claro que es necesario un cierto nivel de seguridad en una tal cumbre pero sospecher a cada uno que tiene otro punto de vista, con eso no estoy de acuerdo.

(fuente: NDR online, Spiegel online)