jueves, 31 de mayo de 2007

Internet: El abandono voluntario de la esfera privada

Mi compañero Alex escribí un atrículo sobre Google (blog de Alex) en el que destaca el hecho preocupante que Google “guarda cada pedido en su buscador que está vinculado con la dirección IP. Es decir que se puede descubrir fácilmente quién ha buscado cuáles cosas a través del servicio de Google. La empresa mantiene bases de datos enormes que contienen las costumbres de Internet de millones de personas y es muy probable que otras organizaciones tengan acceso a estos bases para poder utilizar los datos recogidos.”

Yo estoy totalmente de acuerdo con Alex que esto implica un cierto peligro y riesgo para los usuarios del busqador de Google.

Pero no obstante me pregunto por qué nos estamos preocupando por algo como la acumulación de lo que buscamos, si por otro lado dejamos saber a todo el mundo informaciones personales e íntimas, ya que publicamos nuestras fotos, direcciones, números de teléfono, relaciones amorosas, etc. en páginas como “my space” del messenger o “Facebook” (versión española: estudiLN, versión alemana: StudiVZ).

Algo similar es la comunidad de música "Last FM", fundada en el 2002 en Londres. Es una mezcla entre una radio Internet y una red social como las anteriormente mencionadas. En esta página los miembros se crean un perfil personal ofreciendo informaciones sobre sus preferencias musicales. Es guardado detalladamente quien está escuchando cuando que canción. Así se obtiene los gustos de actualmente unos 20 millones de miembros. Es el banco de datos de música más grande del munso con más de 80 millones de canciones.


¿No es contradictorio eso - permitir a todos saber detalles importantes de nuestra vida pero estar preocupados por lo que un busquador acumula nuestros datos referente a lo que pretendemos encontrar en la red?

En mi opinión es nuestra culpa que ya están circulando tantos datos personales sobre cada uno de nosotros ya que en el pasado hemos proporcionado informaciones de demasiada buena gana.