jueves, 22 de marzo de 2007

La memoria digital - ¿olvidadiza?

Cuando sacamos las fotos de nuestros padres y abuelos de las décadas pasadas, las vemos con colores perdidos, pero no hay ningún problema reconocer el motivo.
Hoy en día, gracias al progreso tecnológico tenemos la posibilidad de guardar datos en forma digital. Eso tiene como consecuencia que ya no revelamos las fotos que tomamos, las tenemos todas en nuestros ordenadores y las grabamos en CDs. Creemos que así podemos guardar los momentos importantes de nuestras vidas para siempre. Lo que no tenemos en cuenta es que la "vida" de soportes de datos digitales es limitada. Expertos hablan de un periodo de tiempo de 15-20 años. Este hecho nos obliga a renovar nuestros datos de vez en cuando para evitar su pérdida. Pero hay que atender que el progreso tecnológico va adelante, es decir que vendrá el día en el que los CDs ya no serán compatibles con nuevas tecnologías. Dicho de otra manera: Todo que está guardado en forma digital va a ser perdido.

¿Cuál podría ser la solución?

Para guardar datos digitales a largo plazo existen tres tipos de archivo, uno es el TIFF (tagged image file format) que fue desarrollado en los años 80 y del que se dice que será aún utilizable en el futuro. Otro tipo de archivo es JPEG que, en comparación con TIFF, necesita menos espacio de memoria, pero tiene el inconveniente que no es reparable tan fácilmente como el TIFF en caso de errores ortográficos. El tercer tipo se llama JPEG 2000, junta las ventajas de los dos anteriores. Necesita poco espacio de memoria y es fácilmente reparable. Además permite comprimir fotos sin perder calidad.

Otra posibilidad es ofrecida en Internet. Se trata un servicio gratuito que permite archivar los datos que regularmente son renovados por centros de computación. Así es evitada la pérdida de los datos.

O quizás la forma más segura es volver a crear álbumes de fotos?